¿Qué quieres buscar?

‘El último lobo’, de Jean-Jacques Annaud

19/02/2015

Rodada en 3D por Jean-Marie Dreujou AFC

Dirigida por Jean-Jacques Annaud, la adaptación del best-seller de Jiang Rong, El último lobo (Wolf Totem) se estrena esta semana en Francia y en España a principios de abril. El director de fotografía Jean-Marie Dreujou, AFC, habla de su experiencia con este rodaje en 3D.

“Wolf totem es mi cuarta película con Jean-Jacques Annaud y mi segunda experiencia cinematográfica en China: rodé en 2001 Balzac y la pequeña costurera china de Dai Sijie. Para esta película, he usado una óptica Angenieux HR 25-250 que mezclé con una serie de Zeiss Distagon. Éramos 4 franceses para hacer esta película totalmente en chino. Wolf tótem, ambientada en 1969, habla de un joven estudiante procedente de Beijing que es enviado a Mongolia central, a una tribu de pastores nómadas. En este país infinito, hostil y vertiginoso, aprenderá mucho sobre la comunidad, la libertad, la responsabilidad y también sobre la criatura más aterradora pero venerada de las estepas … ¡el lobo!”

El equipo de rodaje estaba formado de 450 personas, solo 9 de ellos franceses: “El equipo de imagen se compone de 27 técnicos de cámara, 17 en la maquinaria, 19 eléctricos, un traductor … sólo mi gaffer chino habla inglés. Menos mal que el lenguaje cinematográfico es universal, y para las habilidades técnicas siempre logramos entendernos”.

En cuanto al equipamiento utilizado en la película, Jean-Marie Dreujou explica que “rodé con 5 cámaras, las cámaras 2D y las cámaras 3D. Usé un Screenplane para las cámaras 3D, en las que ponía packs 16-42  3D ó 30-80 3D. En cámaras 2D, utilizaba principalmente zooms Angenieux 15-40 y 28-76, 24-290 y 28-340. Rodamos alrededor de ¼ en 3D nativo y ¾ en 2D. La película es totalmente «espacializada» para salir en las pantallas de cine en 3D.”

Respecto a la elección de ópticas, explica el operador: Me apetecía usar el nuevo 28-340 en Wolf totem con el extensor Angenieux 2x. Aprecio su calidad óptica muy homogénea. Cuando comencé como operador, con frecuencia usaba lentes Panavision como 24-275, con una apertura de 2.8, lo cual fue una gran ventaja cuando se rodaba en 35mm. Alternaba este objetivo con el Angenieux 25-250 HR, que tenía una abertura inferior. Utilicé el 24-290 Optimo tan pronto como salió, ya que cubre mi necesidad en términos de calidad de las pieles y en colorimetría. Fue para mí el objetivo ideal. También encontré estas cualidades con el 28 a 340, así como con el Optimo ligero 15-40 y 28-76: podía pasar de una cámara fija con focal largo de una cámara de hombro con armonía. Mi método de toma está realmente enfocado en eso. Normalmente mezclo con Cooke S4 y funciona muy bien porque me parece que tienen la misma calidad.”

Para las tomas en 2D, se rodaba con cámaras Arri Alexa; para el material 3D se eligió a Red: “Capturaba en RAW, por lo que vinculábamos con rapidez los dos sistemas. Olivier García creó un laboratorio on set y solucionaba todos los problemas. También vinculábamos con rapidez gracias a las lentes Angenieux. Con Alexa y Optimo, pude encontrar exactamente lo que obtuve antes con 35mm”.

El rodaje, que terminó a mediados de noviembre de 2013 -con algunas tomas en abril de 2014- contó con muchas dificultades. Jean Marie explica cómo hizo sus elecciones técnicas en función de las limitaciones:

“A menudo tenía una cámara en una grúa y otras dos en travelling o slider, con los objetivos zoom. Elegía rápidamente la focal adaptada, sobre todo cuando tenía que atrapar las miradas de nuestros lobos. La dificultad venía del hecho de que la película tiene lugar durante varias temporadas. En Mongolia, pasar de una a otra es visible todos los días. El amarillo se convierte rápidamente de marrón a verde (entre el invierno y la primavera) y del verde al marrón (entre el verano y el otoño).

La segunda dificultad residía en el seguimiento de la evolución de un pequeño lobo (un personaje de la película) desde su nacimiento en abril hasta principios de otoño. Creamos un plan de trabajo complejo con el fin de conciliar esas dos restricciones.

Andrew Simpson ha criado 16 lobos, cuyos 4 más jóvenes fueron filmados para el papel principal. Empezamos a rodar planos muy amplios, en el verano del mes de agosto de 2012, con un equipo muy pequeño, en lugares muy aislados en Mongolia – donde no cabía todo el equipo.

Después, rodamos una etapa complicada del invierno: lobos atacando caballos en la noche y una tormenta de nieve. Fue terrible, ¡pero los hombres y el equipo resistieron!»

Cuando los pequeños lobos nacieron en abril, el rodaje continuó. Después fueron necesarios dos cortes más, con el fin de dejarlos crecer y también respetar la evolución de la temporada.

Finalmente, se realizó el rodaje del invierno, con el frío y la nieve.

Cine / Series MÁS LEÍDOS
Relacionados
Vivir rodando 25/05/2023

La fotografía de José Luis Alcaine AEC en ‘Extraña forma de vida’, de Pedro Almodóvar

‘Extraña forma de vida’, el western de Pedro Almodóvar protagonizado por Ethan Hawke y Pedro Pascal, llega este viernes 26 de mayo a los cines de España tras su estreno en el Festival de Cannes. Fuimos de los pocos afortunados en ver la película antes de su estreno y hemos podido disfrutar de una conversación apasionante con el maestro Alcaine sobre su aproximación visual, basada en el uso de diafragmas cerrados para conseguir una gran profundidad de foco, un concepto que comenzó en 'Madres paralelas' y que en esta película de 31 minutos alcanza su esplendor, cobrando todo el sentido.

Síguenos
  • Youtube Camera&Light Magazine
  • Threads Camera&Light Magazine
  • Mailchimp Camera&Light Magazine
  • Facebook Camera&Light Magazine
  • X Camera&Light Magazine
  • Instagram Camera&Light Magazine
  • Linkedin Camera&Light Magazine