Suscríbete a nuestro boletín
Cada semana recibirás nuestras últimas noticias y novedades.
 
PELICULAS
Ya disponible en Netflix 'Mank', la nueva película de David Fincher
04/12/2020
Fotografiada por Erik Messerschmidt ASC

Solo dos semanas después de su estreno en salas de cine, Netflix ofrece Mank en su plataforma de streaming. David Fincher cuenta por segunda vez con el director de fotografía Erik Messerschmidt ASC para retratar la edad de oro de Hollywood. Ambos ruedan de nuevo con RED, en esta ocasión directamente en blanco y negro con la RED Helium Ranger Monochrome.

El Hollywood de los años 30 es escudriñado por los ojos del crítico social y guionista alcohólico Herman J. Mankiewicz, que tiene que apresurarse a terminar el guión de Ciudadano Kane para Orson Welles.

En Camerimage 2020 pudimos disfrutar de una charla del director de fotografía de Mank, Erik Messerschmidt ASC, quien, junto al diseñador de producción, Donald Graham y la directora de Vestuario, Trish Summerville, explicaron cómo se desarrolló el rodaje de esta película.

Messerschmidt, quien fue gaffer de Fincher y con quien hablamos hace poco por su trabajo en la serie Mindhunter -y para quien Mank supone su debut cinematográfico como director de fotografía-, realizó aquí una aproximación fotográfica estilizada y con look noir basado en planos secuencia e iluminación con claroscuros.

Mank cuenta la historia del "alcohólico y crítico mordaz", interpretado por Gary Oldman, mientras termina a toda prisa el guión de Kane para Welles. También está protagonizada por Charles Dance como el magnate de prensa William Randolph Hearst y Amanda Seyfried como la novia de Hearst, Marion Davies, satirizada por Welles y Mankiewicz como Charles Foster Kane y la amante Susan Alexander. La conexión con Hearst se ve reforzada por el hecho de que Mankiewicz era un invitado frecuente de Davies en el fabuloso castillo de Hearst en California, apodado Xanadu en Kane.

Como homenaje al Hollywood de la era de la Segunda Guerra Mundial, el approach fue emular el estilo de los directores de fotografía como Gregg Toland pero en formato digital.

Para ello, el director y el director de fotografía vuelven a confiar en RED para este rodaje, que en un principio se planteó en color para después postproducir en blanco y negro, pero que finalmente se rodó directamente en blanco y negro con RED Ranger Helium Monochrome.

Esta cámara captura imágenes en blanco y negro con una resolución precisa (más detalles y menos ruido) y una mayor sensibilidad a la luz. El equipo está armado con el sensor 8K de RED pero sin el filtro de color (Patrón Bayer). Este diseño permite que el sensor esté expuesto a más luz y, por lo tanto, funcione mejor en entornos con poca luz. Además, la falta del patrón Bayer permite obtener la resolución sin procesar de la matriz de píxeles. Por lo tanto, capturar monocromo de forma nativa parece más eficiente que rodar en color y eliminar la saturación en post. De este modo, el DOP ha conseguido el efecto monocromático plateado que buscaba para retratar aquellos años de Hollywood.

Aparte del blanco y negro, el deep focus es parte de la estética principal en Mank. Esta técnica inventada por fotógrafos de paisajes, adoptada por directores de cine en la década de 1920 y popularizada en Kane, en lugar de utilizar una profundidad de campo reducida para crear una impresión de espacio dentro de la imagen, mantiene todo enfocado en el cuadro. En Citizen Kane, Toland a menudo colocaba la cámara en un ángulo bajo incluso con el techo en el encuadre y utilizaba la luz, la sombra y el diseño del escenario de Perry Ferguson para dar a entender la sensación de profundidad.

Algunas de las películas que revisaron Fincher y Messerschmidt como referencia para encontrar el look de Mank fueron sobre todo películas en blanco y negro, como Cumbres borrascosas (1939) y Uvas de la ira (1940), clásicos noir como The Big Sleep (1946), The Big Combo (1955) y Casablanca (1942), así como películas de períodos posteriores como In Cold Blood (1967) y El apartamento (1960) de Billy Wilder.