¿Qué quieres buscar?

Sony lanza la cámara CineAlta Sony Burano

12/09/2023

Julio Gómez la probó en Pinewood para Camera & Light

AUTOR: JULIO GÓMEZ ACTV / MBKS

 

Julio Gómez durante las pruebas realizadas en la presentación de la cámara la pasada semana en los Estudios Pinewood de Londres

El equipo de Sony, comandado por Heeseok Chung (Deputy Head, Pan European IP&S), Florence Quintin (Marketing Manager Filmmaking & Cine) y Sebastian Leske (Head of Cinema Business Development), incluyó también a un nutrido grupo de ingenieros y responsables de marketing de la compañía, particularmente atentos a la retroalimentación que les proporcionamos tras estas primeras pruebas, así como a la resolución de dudas de todo tipo. Asimismo, acudieron a la cita tres de los cineastas que han podido rodar previamente con la cámara en diferentes condiciones y circunstancias.  Al tratarse de un modelo diseñado especialmente para operadores de una sola cámara y equipos reducidos, la elección recayó en profesionales que combinan la dirección y la dirección de fotografía en todos sus proyectos: Paolo Soldi, Chris Schmid –ambos especializados en documentales de naturaleza de diversa índole– y Thierry Donard –histórico pionero que se mantiene siempre a la vanguardia en la filmación de toda clase de deportes extremos y que, además, tuvo a bien incorporar a su segundo operador a la jornada–. La aportación de las experiencias conjugadas de los cuatro resultó de un valor inestimable para comprender mejor hasta qué limites se puede llevar este nuevo producto. 

Gama CineAlta

Sony sitúa a la Burano dentro de su gama cinematográfica, en un escalón intermedio entre la FX9 y la Venice 2, heredando prestaciones y características de las dos. Por una parte, la versatilidad que permite desplazarse y operar con celeridad en cualquier posición y por otra, el aspecto de la imagen y la configuración de la operación propias de una cámara de cine de alta gama. 

 

Foto del set montado para la ocasión en el Digital Media Center Europe de Pinewood

ND, IBIS y AF

Para lograr la primera condición, el cuerpo de cámara de la Burano es compacto y ligero con el fin de ofrecer gran movilidad. Es aproximadamente 32 mm más corto y 1,4 kg más ligero que el de la Venice 2. Thierry Donard insistió en un punto que percibimos de inmediato en las pruebas de cámara: la importancia de que la cámara sea suficientemente ligera -para poder reaccionar con velocidad cuando no estás trabajando con actores ateniéndose a marcas o a pautas de desplazamiento-, pero con cierto peso y un centro de gravedad equilibrado, evitando que la persona que opera tenga que compensar excesos de peso muerto delante o detrás del cuerpo. A esto se suma se filtro electrónico de densidad neutra variable de 0,6 a 2,1, que se puede ajustar fácilmente a distintos entornos de iluminación. Dicho filtro –que ya ha demostrado su eficacia y posibilidades creativas desde que se incorporó por vez primera en la FX9 y con posterioridad en la FX6 y que en esta versión es más fino que en las precedentes– permite además controlar la profundidad de campo con el diafragma y se ajusta a la exposición óptima sin modificar la profundidad de campo. En palabras de Chris Schmid: “El filtro de densidad neutra variable es una pasada… Sabes que, cuando haces zoom, la apertura cambia, pues con un botón, puedes cambiar el filtro para compensar, lo que resulta muy útil. Cuando miras el material de vídeo, el rango dinámico es muy bueno. Puedes recuperar los detalles de las sombras de los árboles manteniendo las áreas claras, no aparece quemado y es increíble cómo el bosque cobra vida

Las guindas del pastel, en este sentido, son el primer sistema de estabilización óptica incorporado en el cuerpo (IBIS) de una cámara con montura PL y sensor Full Frame y el  enfoque automático híbrido rápido, que combina las ventajas de los métodos de detección de fases y contraste. Además, también son compatibles con el enfoque automático de reconocimiento de sujetos de alta precisión mediante IA. El uso de un objetivo con montura en E reduce el peso y el tamaño de la cámara.

El mecanismo de estabilización de imagen se basa en un algoritmo de control desarrollado recientemente que aprovecha la avanzada tecnología de estabilización de imagen empleada en la serie Alpha™ de cámaras sin espejo con objetivos intercambiables, lo que le permite corregir las vibraciones no deseadas como el movimiento al grabar sin trípode o caminando, con independencia de que se utilicen objetivos con montura E o PL. Por el momento la Burano no incluye ningún sistema de reconocimiento de animales, como ocurre en otras gamas de producto del fabricante, pero la celeridad y precisión de respuesta de la pantalla táctil del monitor de cámara para realizar AF es tal que no supone el menor problema.

Sensor

El sensor de la Burano toma como referencia la arquitectura de la Venice 2, aunque no sea idéntico físicamente –de lo contrario, no sería posible realizar AF con la celeridad y exactitud mentada–. Soporta resoluciones de 8,6K hasta 30p (resultante en 8K con sobremuestreo) y de 6K hasta 60p (ambas en Full Frame). También es capaz de llegar a 120p en 4K, si bien con un recorte a S35. Tanto la reproducción de color como el intervalo tonal están a la par de las que obtenemos con la Venice 2. Los valores de ISO Dual de la Burano son de 800 y 3200. El flujo de trabajo en postproducción posibilita, en consecuencia, la combinación de estas cámaras de manera indistinta, si bien hay que tener presente que, de entre las múltiples posibilidades del protocolo de compresión de Sony por transformada de ondícula (wavelet) X-OCN, la Burano solo permite grabar en su versión LT –que, por otra parte, sigue trabajando a 8K y 16 bits lineales como sus hermanas mayores–. Como es lógico, también se puede grabar hasta 8K con el codec XAVC H del fabricante. Sony ha incluido toda una serie de LUT específicas como referencia en esta nueva cámara, entre las que destacan la LUT Vintage, con mayor profundidad en los negros, suavidad en los blancos y menor saturación o la LUT Teal & Orange, que enriquece y aviva los tonos de color que responden a este esquema clásico del etalonaje.

Flujo de trabajo 

El flujo de trabajo en postproducción posibilita, en consecuencia, la combinación de estas cámaras con las Venice de manera indistinta, por lo que pueden utilizarse para la producción virtual con monitores LED de gran tamaño, como el Crystal LED VERONA de Sony. Se puede grabar desde HD hasta 8K en función de la resolución, la relación de aspecto y el códec. La Burano admite varios formatos de grabación interna, como el nuevo XAVC H para 8K, que utiliza el códec MPEG-H HEVC/H.265 de alta capacidad de compresión. Entre otros formatos de grabación compatibles, se incluyen el XAVC y el X-OCN LT. X-OCN es el formato RAW comprimido por transformada de ondícula (wavelet) propietario de Sony, que puede capturar información grabada con datos lineales de 16 bits, destinado a mejorar la posproducción para la gradación del color. El X-OCN LT puede reducir el tiempo de transferencia de archivos y la carga de tamaño de almacenamiento, lo que aumenta la eficacia de los flujos de trabajo de posproducción en comparación con las versiones estándar de los datos RAW.

La cámara admite varios modos de grabación en log, entre los cuales destacan los espacios de color S-Gamut3 y S-Gamut.Cine, que que cubren una gama cromática superior a la de los estándares REC 2020 y P3 DCI. También incluye genlock.

Además de las (LUT) s709 y 709 (800 %) estándar, Sony ha incluido cuatro LUT específicas como referencia en esta nueva cámara. Una cálida, otra fría, una LUT Vintage (con mayor profundidad en los negros, suavidad en los blancos y menor saturación) y la LUT Teal & Orange, que enriquece y aviva los tonos de color que responden a este esquema clásico del etalonaje.

Monturas

El sistema de montura combinable PL/E es idéntico al de las Venice, pero las dimensiones, prestaciones y posibles usos de esta nueva cámara implican un notable incremento de las posibilidades y del atractivo del empleo de ópticas con montura E. Es en este punto donde conviene recordar que Sony ofrece –en el momento de escribir estas líneas– la friolera de 72 ópticas TTL con montura E (51 de las cuales cubren Full Frame y otras 21 APS-C) que permiten, en diferentes grados dependiendo del modelo, obtener un autofoco muy suave y preciso, apertura automática de diafragma, SteadyShot óptico, optimización con el modo activo de estabilización y compensación para viñeteo, aberraciones cromáticas, distorsiones geométricas y respiración. 

En conjunción con la Burano destaca mucho el motor lineal XD. Se trata de una serie de mecanismos avanzados que trabajan combinados con el cuerpo de cámara para obtener el autofoco que necesitemos. Funciona mediante el desplazamiento de un gran grupo de elementos ópticos a mayor velocidad y con mayor precisión, sin usar engranajes ni partes mecánicas, para obtener un movimiento sin puntos de contacto ni de fricción. 

Monitor

La Sony Burano incluye un monitor LCD multifunción de 3,5 pulgadas que puede utilizarse como visor para el enfoque táctil o el control de acceso rápido con las funciones habituales del panel para auxiliar de cámara típico de cámaras “de estudio”. También se puede transformar en un visor agregándole una lupa (con prisma interno incluido en el codo). Por ende, ofrece flexibilidad para una variedad de estilos diferentes de rodaje. Tanto de operador único con óptica PL, como de guerrilla con óptica E o incluso de estudio con personal reducido. Además de todo lo que se les ocurrirá a sus futuros usuarios y que llevará la cámara mucho más allá de lo que Sony o cualquiera de nosotros sea capaz de imaginar ahora mismo.

Cuerpo de cámara

Por diseño, solidez y ventilación, el cuerpo se basa de manera evidente en las Sony Venice. Construido en aleación de magnesio, comparte el aspecto y la robustez de sus hermanas mayores. También la posición de puntos de anclaje y dimensiones de tornillos, por lo que es plenamente compatible con accesorios tanto de las Venice como de las F5/F55 anteriores. Las ranuras de ventilación ocupan un porcentaje considerable del cuerpo (se puede incluso ver a través de alguna de ellas), pero el sellado con respecto a la electrónica es total. Eso garantiza que no haya sobrecalentamientos indebidos a la vez que permite trabajar en situaciones climáticas inclementes. Todos los botones de los menús están situados en el lado del operador de la cámara.

Thierry Donard sometió a las cámaras a todo tipo de ‘torturas’, ya que su pieza requería montarlas en Wingsuits volando con fuerzas G extremas y a velocidades de hasta 275 kilómetros por hora. “Si la referencia para Sony es rodar algo como ‘Top Gun’, yo tenía que conseguir otra cosa que estuviera a la altura, pero con seres humanos voladores en lugar de aviones de combate –aseguró entre risas–. No hubo tiempo de probar cosas ni de tocar la cámara antes del rodaje. Este era un documental real que yo había preparado con anterioridad, sin saber siquiera que existía la Burano y solo tenía dos días para rodarlo todo. Si la cámara fallaba, o consumía demasiada batería, o se veía afectada por los movimientos bruscos, o el autofoco no respondía a gran velocidad y con precisión o el rango dinámico no soportaba grandes contrastes, el proyecto fracasaría. No hubo el más mínimo inconveniente. Todo funcionó perfectamente todo el tiempo. Mi único problema serio fue verme obligado a devolverle las cámaras a Sony, porque las necesitaban para el IBC, y no poder quedármelas para mí”.

Paolo Soldi, por su parte, se vió obligado a trabajar bajo una intensa lluvia sin contar con elementos externos de protección de ninguna clase para la cámara. “En la clase de trabajo que hago, sigo unas reglas muy claras –confesó– y la primera de todas es que me da igual lo excelente que sea el equipo si no trabaja como yo, porque necesito prescindir de todo lo superfluo en los entornos donde grabo. Si yo trabajo bajo la lluvia, la cámara también lo tiene que hacer. Punto. Con la Burano, no hubo ningún problema. Puedes usarla con la mano o al hombro y todo sin necesidad de un equipo. Pude trabajar con el filtro ND y el enfoque automático, rodando a 4K, en cámara lenta con el ISO a 3200 y todo salió francamente bien. Cuando encendí la cámara, se puso en marcha al instante y el cambio entre 8K, 6K o 4K para la cámara lenta es rapidísimo. La calidad de imagen es fantástica, simplemente fantástica. Estoy acostumbrado a trabajar con FX6 cuando necesito ligereza y versatilidad o con las Venice cuando requiero más calidad de imagen, rango dinámico y riqueza de color. En el futuro, tengo muy claro que lo haré con la Burano y nada más”.

La caja y las bolsas para cámaras y accesorios se han fabricado principalmente con celulosa vegetal en lugar de plástico, como parte de los esfuerzos de Sony por ser respetuosa con el medioambiente. Además, en la cámara se utiliza un cojín de celulosa moldeada como material de amortiguación, por lo que no se emplea poliestireno expandido. 

Conectores

La cámara cuenta con dos salidas de SDI y una de HDMI, además de una conexión conmutable de entrada/salida de códigos de tiempo y ref. y las habituales entradas XLR para audio y salida mini-jack para auriculares. También el consabido puerto Ethernet, el puerto USB, la conexión para la empuñadura de control remoto con brazo extensible y la del monitor, así como una conexión para alimentación. 

Tarjetas y accesorios

El principal accesorio opcional para la Sony Burano es la nueva mancuerna de control remoto sobre brazo extensible. Externamente puede recordar a modelos anteriores como el de la FS-7, pero la distancia de extensión es mayor, el juego de muñeca mucho mejor y la palometa de ajuste a la roseta de cámara se puede aflojar para cambiar de posición sin necesidad de desatornillarla como ocurría con anterioridad. Por descontado, se accede a todas las funciones de cámara con su interfaz.

La cámara permite acoplar el asa de la FX9 al cuerpo. Aunque la Burano cuenta con dos entradas de audio XLR con alimentación Phantom de 48v estándar y también con un pequeño micro interno de referencia en el panel lateral, la zapata inteligente del asa de la FX9 permite añadir otras dos pistas más de audio en caso de necesidad por medio de un receptor de la serie de micrófonos inalámbricos UWP-D del fabricante. Sony lanzará por separado el control remoto con asa GP-VR100 para la unidad principal de BURANO, que permite controlar la palanca de zoom y el botón de inicio/parada de grabación, lo que resulta especialmente útil en configuraciones de rodaje en solitario.

Las tarjetas de memoria son CFexpress Tipo B con especificación TOUGH y certificadas VPG400 (hasta 400 MB/s) para garantizar velocidades de escritura estables en 8K X-OCN LT. Se ofrecen en dos capacidades (960 GB y 1920 GB). La Sony Burano incluye una doble ranura para estas tarjetas que posibilita grabar en modo continuo o de copia de seguridad. Además, incorpora una ranura para tarjetas SD, para introducir ajustes, LUT personalizados, etc.

Julio Gómez con la nueva cámara Sony Burano

Primeras impresiones 

Aprovechando las instalaciones de su DMCE y de los propios estudios Pinewood, Sony puso a nuestra disposición diferentes sets: un salón de baile, una librería, un casino y un bar al más puro estilo Bond con crupieres y actores vestidos para la ocasión –hay tópicos inevitables en Pinewood y nadie quiere soliviantar al fantasma de Sean Connery– para probar y analizar el rendimiento y comportamiento de numerosas Burano en todas sus configuraciones posibles (estudio, cámara en mano, cámara al hombro, con grip extensible y con mancuernas, con ópticas PL y E de diferentes fabricantes) además de –lo más crucial– eléctricos y auxiliares de cámara para cubrir cualquier necesidad.

La curva de aprendizaje para quien haya operado con cualquier Venice es prácticamente plana. La única diferencia relevante de orden práctico es que el panel de control está en el monitor, la posición de alguno de los muy numerosos botones personalizables y el estupendo filtro ND electrónico variable, que funciona igual de bien que en las FX. Su cuerpo es casi cúbico y resulta muy sencillo de acoplar en jaulas en distintas posiciones si fuera necesario. El peso, como ya hemos mencionado, está muy bien distribuido y resulta particularmente cómodo para manejar la cámara en mano y hacer panorámicas con ella pegada al tronco del operador. En esta posición se puede usar el brazo extensible para colocarlo hacia la parte trasera y controlar todo con la mano sin despegar los codos del cuerpo. La hombrera también es cómoda en combinación con el brazo extensible que es mucho más resistente y robusto que en sus anteriores encarnaciones, pese a que pueda aparentar ser una pieza de plástico más endeble de lo que en realidad es. 

En términos generales, la ergonomía es excelente para el tipo de operación rápida y con cambios de posición constantes para el que está destinada. Se siente como una extensión natural del propio cuerpo de la persona que opera. El hecho de que no sea necesaria una pléyade de accesorios externos para que resulte plenamente funcional en cualquier circunstancia supone un ahorro extra en antiinflamatorios. Parafraseando una vez más al ingenioso Donard: “Yo necesito una cámara y no un árbol de navidad. Por eso estoy tan contento con la Burano”.

Algo que también encaja dentro del target en el que Sony sitúa a la Burano es el tiempo de encendido, que es muy rápido para una cámara de esta gama y características, lo que sin duda ayudará a mejorar el dinamismo en el flujo de trabajo. Si combinamos una óptica con montura E con TTL, con este AF tan rápido y preciso y el IBIS, es bastante complicado no hacer una toma buena a poco que hayas tenido a bien encuadrar en condiciones. Trabajando con equipos pequeños o incluso cuando se trata de una sola persona, merece la pena revisar el catálogo de ópticas del fabricante, porque la sinergia que ganamos es superior a otras consideraciones. Hace ya años que algunos fabricantes –Sony entre los mejores– han convertido el autofoco en una opción más que adecuada, no solo en documental, sino también para planos concretos de ficción o publicidad (la automoción es el caso paradigmático). Es una herramienta más, que ha dado pasos de gigante en la última década y conviene dejar atrás cualquier prejuicio que albergáramos al respecto en otros tiempos.

Si la situación no requiere autofoco, sigue siendo interesante acudir a ópticas con montura E. Existe una verdadera variedad de zoom compactos de diferentes fabricantes que resultan muy cómodos de usar con este cuerpo de cámara. En nuestro caso, empleamos también las flamantes ópticas fijas SP3 de Cooke, y el resultado de conjugar estas dos novedades fue muy satisfactorio, tanto desde el punto de vista de la imagen como desde el de la operación.

Chris Schmid, Paolo Soldi y Thierry Donard con la nueva Sony Burano y autores de los primeros vídeos con la nueva cámara (al final de este artículo)

El monitor táctil supone una evolución con respecto a cualquier modelo previo de Sony. Resulta más intuitivo, más sólido y responde mejor. Lo mismo puede decirse de sus botones y de su joystick. No estaría de más que la pantalla incorporara alguna herramienta más de ayuda a la exposición o que las existentes se presentaran de forma más limpia en la interfaz. La lupa acodada con prisma también está mejor construida que las precedentes y no presenta aberraciones en la imagen que vemos. Aunque al acoplarla perdemos la posibilidad de acceder a los botones de control del monitor y a la pantalla táctil, el dial del panel lateral nos permite navegar por las funciones principales sin perder el compás. No obstante, la disposición de los accesorios que sujetan el monitor para colocarle la lupa es el único aspecto bastante susceptible de mejora. El monitor se sujeta al asa mediante un rail de un solo sentido que a su vez se ajusta con un tornillo. No se puede abatir o plegar la pantalla de forma paralela al asa. Es necesario desatornillar el monitor por completo y volver a atornillarlo en otra posición que se encuentra en el panel trasero de dicho monitor. Solo cuando está paralelo al asa podemos colocar la lupa de modo que resulte útil (recordemos que tiene un codo que no permite su uso cuando el monitor está frente a nuestros ojos con la cámara al hombro). Todos los componentes son robustos y fiables, pero no resulta nada práctico tener que hacer estos cambios en muchas situaciones de rodaje en las que escasea el tiempo y para las que precisamente esta es la cámara más idónea. En cualquier caso, es un inconveniente muy menor, que se nos antoja fácil de solventar por parte de la firma y –en caso de premura– siempre podemos prescindir del uso de la lupa para no perder el paso. 

En términos de imagen final, trabajando en X-OCN LT, el igualado con imágenes de cualquier Venice no requiere de ningún paso extra en postproducción. Siempre resulta útil trabajar por primera vez con una cámara cuando conoces su latitud y reproducción de los tonos de piel antes siquiera de tocarla. Como viene siendo ya común en la gama alta de Sony, la estabilidad en el color cuando se varía el ISO es sobresaliente. Con respecto al ISO Dual, el entorno en el que realizamos las pruebas contaba con demasiada entrada de luz natural per se como para hacer afirmaciones categóricas al respecto, pero es lógico esperar buenos resultados y Chris Schmid incidió en su enorme sorpresa cuando se dio cuenta de que el autofoco funcionaba perfectamente en plena oscuridad en la sabana africana.

La Sony Burano destierra la vieja idea preconcebida y a todas luces injusta de que las firmas japonesas ofrecen las prestaciones y avances justitos en sus modelos o que lo hacen a cuentagotas. Salta a la vista que la particular amalgama de características de esta cámara responde punto por punto al listado específico de necesidades de muchos profesionales que no se ciñen a los confines de la producción de ficción y publicidad más tradicionales. Se ha respondido con mimo a esas necesidades desde la compañía nipona y no se ha dado puntada sin hilo. Bienvenida sea.

Disponibilidad y hoja de ruta de actualizaciones

La Sony Burano estará disponible en primavera de 2024 junto con las tarjetas de memoria CFexpress de tipo B, la CEB-G1920T (1920 GB)/CEB-G960T (960 GB) y el nuevo control remoto con asa GP-VR100 (se venden por separado). La primera actualización de firmware (Ver. 1.1) está prevista para ese mismo verano. Entre otras prestaciones, añadirá soporte para el protocolo S700 sobre Ethernet destinado a producciones multicámara y para el Indicador Multi Matriz. También agregará desanamorfización para factor 1,5x (la cámara ya incorpora los factores 1,3x y 2x ahora) y admitirá la versión 1.11 del SDK Camera Remote, el kit de desarrollo de software que por ahora incluye funciones de supervisión.

Sony aún no ha concretado un precio de venta recomendado aunque nos han señalado que rondará los 25.000 aproximadamente, + 1500€ con opción de grip. La cámara será, previsiblemente, la estrella del stand de Sony en el IBC 2023, que comienza este viernes 15 y durará hasta el 18 de septiembre, en Ámsterdam.

Primeros trabajos realizados con BURANO

  • ‘A day to remember’. Chris Schmid para National Geographic Explorer

 

  • Behind the Scenes: ‘A day to remember’

  • ‘Soul of Light’, Paolo Sodi

  • Behind the Scenes: ‘Soul of Light’ 

  • ‘Human wings’, Thierry Donard (Nuit de la Glisse)

  • Behind the scenes:

 

 

 

Tecnología MÁS LEÍDOS
Relacionados
Vivir rodando 12/01/2023

Sony, Virtual Production y Studios de France suman fuerzas para crear el primer estudio de producción virtual de Europa con tecnología Crystal LED de Sony

Sony se ha unido a Plateau Virtuel (un estudio de producción virtual filial de Novelty-Magnum-Dushow Group) y a Studios de France (un proveedor de platós filial del grupo AMP Visual TV) para crear el primer estudio virtual con una pantalla Crystal LED de Sony de 90 m² (18 m de ancho × 5 m de alto) en Seine Saint Denis, al norte de París (Francia). Camera & Light tuvo el placer de asistir a la inauguración del mismo, del que os adelantamos aquí los detalles y del que os hablaremos en profundidad en el próximo número de la revista.

Eventos 29/04/2022

Sony Electronics presentó en NAB novedades centradas en flujos de trabajo de visualización, nube, IP e imágenes

Sony presentó en su stand de la feria NAB 2022 sus innovaciones en materia de broadcast, producción y cine, que se alinean con las tendencias del sector en los ámbitos de la imagen, el protocolo de Internet (IP), la nube y la visualización. Las novedades expuestas en el stand del 24 al 27 de abril en el Centro de convenciones de Las Vegas se pudieron ver también, de forma virtual, en su sitio web.

Síguenos
  • Youtube Camera&Light Magazine
  • Threads Camera&Light Magazine
  • Mailchimp Camera&Light Magazine
  • Facebook Camera&Light Magazine
  • X Camera&Light Magazine
  • Instagram Camera&Light Magazine
  • Linkedin Camera&Light Magazine