Suscríbete a nuestro boletín
Cada semana recibirás nuestras últimas noticias y novedades.
 
PELICULAS
"Aguas Oscuras", de Todd Haynes y Edward Lachman ASC: una llamada a la acción
24/01/2020
Entrevistamos al Director de Fotografía en Camera & Light 105

La que supone la primera película en formato digital del director Todd Haynes (Carol, Wonderstruck) y Edward Lachman ASC, Dark Waters (Aguas Oscuras) se estrena hoy viernes 24 de enero en cines españoles. Os avanzamos algunas de las cosas que nos reveló el director de fotografía cuando le entrevistamos por este nuevo proyecto. Puedes encontrar el artículo completo en el nuevo número de la revista.

Foto fija: Mary Cibulsk

Texto: Nadia McGowan

En Aguas Oscuras nos narran la historia de un abogado que se enfrenta a una de las mayores multinacionales químicas para desvelar años de contaminación por teflón y sus peligrosas consecuencias para la salud. Su historia empieza cuando dos granjeros le contactan porque creen que DuPont está vertiendo productos tóxicos en la zona y esto está envenenando a su ganado. Conforme avance la investigación también lo harán los descubrimientos, en un caso real que duró más de 15 años y sobre el que conversamos con su director de fotografía y que os ofrecemos íntegra en Camera & Light 105.

Un tenaz abogado (Mark Ruffalo) descubre el oscuro secreto que conecta un número creciente de muertes inexplicables con una de las corporaciones más grandes del mundo. En el proceso, arriesga todo: su futuro, su familia y su propia vida, para sacar a la luz la verdad.

AVANCE ENTREVISTA A EDWARD LACHMAN, DIRECTOR DE FOTOGRAFIA

Estás a punto de estrenar la película Aguas Oscuras, basada en hechos reales. ¿Qué es lo que habéis querido transmitir con esta historia?

Está un poco en la tradición de Erin Brockovich, que también fotografié. Habla de la corrupción y de la avaricia de las grandes empresas y sus imprudencias. No está en el estilo de Todd, no es una película de época aunque esté situada en los años 70. Es más bien una llamada a las armas. El cine de Todd habla, sobre todo, de outsiders, de gente marginal, los de fuera, y cuál es su papel en la sociedad. De alguna manera, hoy en día todos somos outsiders por culpa de la avaricia y la contaminación de nuestro entorno. Creo que por eso le pareció importante contar esta historia. En esta película no gana nadie. En Erin Brockovich se llega a un acuerdo, pero en este caso, hay que tener en cuenta que un 99% de los habitantes de la Tierra tiene este producto químico, el teflón, en la sangre. Es un material indestructible que no podemos expulsar. Los trabajadores que lo fabricaban han sufrido de cáncer, malformaciones congénitas…

¿Qué referencias habéis trabajado?

En preproducción vimos películas de los años 70, como las de Alan Pakula. Pakula dirigió tres películas que nos interesaron: Todos los hombres del presidente, Silkwood y Klute. Esta última trata sobre la paranoia y las fuerzas externas, es maravillosa. Incluso revisamos una película de los años 50, por extraño que parezca, La invasión de los ultracuerpos, porque de alguna forma estábamos creando una película de terror contemporánea donde cosas que desconocemos se apoderan de nuestro cuerpo. Aunque no sean alienígenas, son ajenas a nosotros y nuestra química. Es por eso por lo que Todd se sentía vinculado a esta historia.

Lo que ves en la película es el viaje de Robert Bilott (Mark Ruffalo), el abogado, quien nos lleva a una lucha contra el poder, la corrupción y la avaricia de una empresa de productos químicos, DuPont. Se convierte en una llamada de atención a cómo vivimos nuestras vidas y cómo hemos de responsabilizarnos de ellas. El gobierno no va a hacerlo, las empresas tampoco. Tenemos que protegernos nosotros mismos. En la película, hacia el final, hay un discurso donde Robert le dice a Sara, su mujer (Anne Hathaway) que no creía en este granjero analfabeto cuando le contó que su ganado estaba contaminado y que él tuvo cáncer por ello. Dice algo así como: “Yo no le creí, pero él sabía mejor que yo lo que estaba pasando. Él tuvo el valor de luchar”. El personaje de Rob es sugerente porque inicialmente estaba de parte de la gran empresa, creía en el sistema. Ese es otro aspecto interesante. No es que Rob sea un izquierdista, él cree que el sistema puede funcionar. Cree que el gobierno, la empresa y las leyes pueden colaborar entre sí de manera que las empresas puedan obtener beneficios sin destruir las vidas de nadie en el camino. Cuando el campo de juego es tan corrupto y no se siguen las normas, el sistema se desmorona. Eso es lo que tenemos hoy en día en Estados Unidos, con la mentalidad fascista y la protección de unos pocos contra todos los demás… Creo que la película bien refleja ese aspecto de la Historia.

 

Lee la entrevista completa en Camera & Light 105