Suscríbete a nuestro boletín
Cada semana recibirás nuestras últimas noticias y novedades.
 
TECNOLOGIA
Workflow 3D en La vida de Pi
07/01/2013
Los grabadores Codex capturan secuencias estéreo de pares de cámaras Alexa usadas para rodar la película

 

En la producción de La vida de Pi, de Ang Lee, se utilizó un innovador flujo de trabajo 3D donde se utilizaron grabadores Codex en el set para capturar flujos duales de datos de pares de cámaras Alexa. Además, los sistemas digitales de  laboratorio de Codex se emplearon near-set para administrar y realizar copias de seguridad de la enorme cantidad de datos generados por la producción estéreo.

 

La producción de La vida de Pi duró cuatro años y se rodó en más de la mitad del globo. Entre las localizaciones se encuentran Montreal, Canadá, Pondicherry y Munar, India, además de un enorme tanque de agua hecho a medida en Taiwán, donde las escenas se realizaron en aguas abiertas. Toda la acción en vivo se rodó de forma nativa en 3D.

La compañía especialista en 3D Cameron Pace Group apoyó al director a través del proceso creativo mediante el suministro de conocimientos técnicos, el equipamiento y un flujo de trabajo on set para el visionado de los dailies. Se consideraron varios sistemas diferentes de cámaras para usar con los rigs con el director de fotografía Claudio Miranda, eligiendo en última instancia la por entonces nueva cámara Arri Alexa por su sensibilidad a los detalles tales como el reflejo de la luz en el agua.

Vince Pace, CEO de Cameron Pace Group señala que las grabadoras Codex eran la elección obvia para la captura de los datos de la Alexa. “La vida de Pi no era una película fácil”, comenta. “Tenías un equipo de producción viajando a la India. Había un set en un aeropuerto abandonado de Taiwán. Como resultado, decidimos utilizar la mejor tecnología con el fin de apoyar la parte creativa en todo el proceso de realización.”

En ese sentido, Pace afirma que las grabadoras Codex proporcionaban una manera de grabar datos sin compresión y con una gran fiabilidad. Además, se simplificaba en gran medida el proceso de grabación en 3D a través de su capacidad para grabar secuencias de dos pares de cámaras en sincronía. “Codex trata los dual streams como si fueran un negativo”, explica Pace. “ Eso realmente beneficia cuando se quieren reproducir escenas en 3D. Es muy superior a la utilización de dos grabadores que requieren un equipo externo para reproducirlos en sincronización.”

Durante la producción, se usaron grabadores individuales con cada uno de los tres pares de cámaras. Cuando las grabadoras estaban llenas eran llevadas a un laboratorio near-set y descargadas en el Codex Lab digital, donde además se hacían copias de seguridad de LTO y también para cargar el material en un sistema DVS Clipster que se usó para preparar los dailies 3D para su revisión y para los efectos visuales y de post-producción.

El proceso de descarga fue supervisado por Derek Schweickart, supervisor de la producción del flujo de trabajo 3D. Schweickart señala que el sistema de para la gestión de datos 3D de Codex simplificaba su tarea. “La capacidad de Codex para grabar clips que son de la misma longitud es realmente importante”, dice. “Fue muy fácil gestionar el ojo derecho y el ojo izquierdo. Cuando se hubo descargado el material en el Laboratorio digital y luego en Clipster, quedaba ya poca gestión de datos que hacer, tan sólo acceder a los timelines izquierdo y derecho, lo que permitía centrarse en otras tareas como la corrección de color y combinar las imágenes a las notas de script.”

“Codex también permitió que la información introducida en el set fuera usada en el archivo de postproducción” continúa Schweickart. “ Esto significa que el material ya no tiene que estar conectado a la manera tradicional. Los clips tenían la misma longitud y el nombre correcto en su entrega al laboratorio. Eso nos ahorró tiempo con la sincronización y los nombres”.

Pace señala que la tecnología Codex era parte de una red de tecnologías de vanguardia que se extienden entre los sistemas de cámara hasta la postproducción, todo lo cual tuvo que ser cuidadosamente calibrado y mantenido por un equipo de profesionales con mucho talento, lo cual atribuye a Steve Barnett, vicepresidente de postproducción de 20th Century Fox