Suscríbete a nuestro boletín
Cada semana recibirás nuestras últimas noticias y novedades.
 
PELICULAS
'La Novia' de Paula Ortiz obtiene nueve nominaciones a los Premios Feroz
09/12/2015
Lee la entrevista a su DoP Migue Amoedo en Cameraman

La segunda película de Paula Ortiz obtiene nueve prometedoras nominaciones a los Premios Feroz, incluidos Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Actriz Protagonista. Los apartados técnicos se obvian de nuevo en estos premios de la asociación de informadores cinematográficos, por lo que aprovechamos para resaltar la fotografía de esta apasionada adaptación de Bodas de Sangre con un extracto de la entrevista a su director de fotografía en el presente número de Cameraman.

La novia ha obtenido el mayor número de nominaciones a los Premios Feroz 2016: mejor película, mejor dirección, mejor actriz principal y de reparto, mejor actor de reparto, mejor guión, mejor música original, mejor trailer y mejor cartel. La película competirá en Mejor Película Dramática con A cambio de nada (Daniel Guzmán), El desconocido (Dani de la Torre), Techo y comida (Juan Miguel del Castillo) y Truman (Cesc Gay). Aprovechamos para felicitar a los nominados a mejor comedia: Anacleto: Agente secreto, de Javier Ruiz Caldera; Un día perfecto, de Fernando León de AranoaMi gran noche, de Álex de la IglesiaNegociador, de Borja Cobeaga; Requisitos para ser una persona normal, de Leticia Dolera.

La ausencia de premio a Mejor Fotografía en los Feroz no es óbice para destacar la factura técnica del segundo largometraje de Paula Ortiz. En Cameraman 84 entrevistamos a Miguel Ángel Amoedo, director de fotografía del filme, quien nos habló largo y tendido sobre las claves visuales de esta adaptación a la obra de Federico García Lorca, Bodas de Sangre que se estrena en España este viernes día 11 de diciembre.

No te pierdas la extensa entrevista a Migue Amoedo, en la que nos explicaba su aproximación al cine de autor de la mano por segunda vez de Paula Ortiz: "Paula es una persona muy especial para mí. Somos muy amigos, tenemos mucha confianza mutua y entendemos el cine de una forma muy similar. Es muy fácil colaborar con ella y las posibilidades que te da para plantear la película a nivel fotográfico son muy ‘suculentas’. Ella te obliga a ser creativo, a dar lo máximo de ti mismo. Los retos visuales que te propone a veces son muy grandes. Siempre te crea la necesidad de superarte y de enfrentarte a nuevos retos que ella conoce y a replanteártelo todo y buscar nuevas referencias. Me iba proponiendo temas, me iba contando cosas que se le iban ocurriendo y eso te permite asentar mucho más el guión, la película, el proyecto..."

(sigue leyendo después de la foto)

Paula Ortiz dice amar a Lorca desde que leyó por primera vez Bodas de sangre con 14 años: “Es una lucha entre la ley y el deseo, el dolor, la pasión, la naturaleza y la memoria. El director de fotografía nos cuenta en su entrevista cómo enfrentó el universo tan rico de Lorca con la mirada sensible de Paula desde su punto de vista:

"El gran reto de esta película era adaptar a Lorca de una manera honesta y estar a la altura de él. Encontrar una posición de sumo respeto a su figura y a su valentía. Teníamos que conseguir una traducción de la voz poética del autor a unos tiempos modernos y previamente entender todo el imaginario lorquiano (la simbología de los colores o de los caballos que nosotros también utilizamos en La novia) para luego adaptarlo a un entorno como el cine en el que hay otros factores como el comercial. Al final, con Paula ocurre siempre lo mismo: caminas sobre una cuerda muy fina. Te sientes un funambulista. Como no alcances el nivel que requiere el proyecto, la caída puede ser dolorosa. La exigencia era enorme y el riesgo era grandísimo. Al final necesitabas una actitud de “hiperresponsabilidad” con el proyecto y con muchas cosas más, para no caer en el ridículo, que podría haber sido muy sencillo.

Como esta película era una adaptación de Lorca, para mí había un elemento muy importante, que era su relación con el surrealismo. Lorca estuvo muy vinculado a los ismos, por su relación con Dalí y Buñuel. De hecho, Buñuel puso el nombre a Un perro andaluz en referencia a él.

Yo quería establecer ahí un vínculo con esa tradición, que es un camino perdido para el cine, porque en los principios del cine, este pudo haber sido muchas cosas, pero probablemente ha abandonado sus propiedades más experimentales. Se ha olvidado de trascender la realidad y los procesos mentales.

Lee la entrevista completa en Cameraman 84