¿Qué quieres buscar?

Llega a los cines ‘Kinds of kindness’, la última colaboración entre Yorgos Lanthimos y Robbie Ryan

28/06/2024

La nueva película de Yorgos Lanthimos se estrena en España después de su paso por el Festival de Cannes 2024

‘Kinds of Kindness’ es una fábula en forma de tríptico que cuenta tres historias: la de un hombre atrapado que intenta tomar las riendas de su propia vida; la de un policía aterrado porque su mujer, que había desaparecido en el mar, ha vuelto y parece otra persona y por último, la historia de una mujer decidida a encontrar a alguien con un don especial, destinado a convertirse en un prodigioso líder espiritual.

‘Kinds of kindness’, está dirigida y escrita por Yorgos Lanthimos y coescrita por Efthimis Filippou. Esta obra está protagonizada también por Emma Stone, Jesse Plenos, Willem Dafoe, Margaret Qualley, Hong Chau, Mamoudou Athie, Joe Alwyn y Hunter Schafer. De igual forma, está producida por Ed Guiney de Element Pictures (Pobres criaturas, La favorita), Andrew Lowe (Pobres criaturas), Kasia Malipan (Pobres criaturas) y Lanthimos. 

El equipo técnico y creativo está otra vez conformado por su habitual colaborador, el director de fotografía Robbie Ryan, el diseñador de producción Anthony Gasparro, la diseñadora de vestuario Jennifer Johnsonla jefa del departamento de maquillaje Jessica Needham, el montador Yorgos Mavropsaridis, y la música del compositor Jerskin Fendrix. 

Fotografía de Yorgos Lanthimos.

Yorgos Lanthimos y la visión de ‘Kinds of kindness’

Yorgos Lanthimos, el guionista, productor y director, ha colaborado anteriormente con el coguionista Efthimis Filippou en múltiples proyectos como ‘Canino’, ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ y ‘Langosta’, que les valió a ambos una nominación al Premio de la Academia al mejor guion original.

La idea de ‘Kinds of kindness’ había adoptado múltiples formas narrativas a lo largo de los años y finalmente evolucionó hasta convertirse en una antología: “Habíamos empezado con una historia pero mientras trabajábamos en ella, pensamos que podría ser interesante hacer una película que tuviera una estructura diferente a lo que habíamos hecho antes”, explica Lanthimos. “A medida que íbamos escribiendo las historias posteriores, quisimos mantener un hilo temático, para que pareciera que todo estaba bajo el mismo paraguas”.

Surgieron retos, como reconoce Lanthimos, sobre todo por las limitaciones de tiempo, pero la propuesta narrativa del proyecto fue lo que terminó prevaleciendo: “Si en un largometraje que tiene una sola historia, el público puede participar más activamente porque hay espacio para pensar en lo que está pasando y aplicar su propia lógica (…) en una antología, trasladas todo lo que has estado pensando en la primera historia a la siguiente. Es más complejo y más atractivo, dado que existen diferentes personas que identificas con temas diferentes y eso constituye una estructura enormemente interesante”. 

Fotografía de Atsushi Nishijima.

Una vez que acabó el guion con Filippou y durante el proceso de producción, a Lanthimos se le ocurrió que los mismos actores interpretaran un personaje diferente en cada historia con el fin de crear una sensación de familiaridad con el público. 

En un inicio, Lanthimos quería que cada personaje fuera muy diferente visualmente, pero después decidió no hacerlo: “Cuanto más pensábamos en ello, menos queríamos que se convirtiera en un truco. Decidimos incluir ciertos cambios sutiles (en el cabello, el maquillaje y en su comportamiento y gestos) cuando el actor pasa de un personaje a otro. Son historias y personajes muy diferentes y eso es suficiente para que destaquen. Que el mismo actor pase de una historia a la siguiente añade una sensación de continuidad a nivel subconsciente, y en este caso en concreto se trataba sobre todo de que los actores cambiaran de velocidad y energía”.

Lanthimos quiso explorar un tema concreto a lo largo de las tres historias: la autoridad y cómo fluctúa el libre albedrío, junto con la lucha de las personas entre la libertad para elegir y la libertad que da elegir. “Creo que es interesante observar cómo uno cree que controla las cosas o que es libre de decidir las cosas”, afirma Lanthimos. “Después, cuando se nos da una libertad absoluta, nos resulta difícil lidiar con ella y salir adelante. Es un microcosmos de la vida real y de cómo personas que parecen no tener ningún poder controlan a personas que podrían parecer mucho más fuertes”.

Los temas de ‘Kinds of kindness’  prevalecen en toda la película, concretamente los relacionados con el poder, el control, la libertad de elegir y la dinámica de las relaciones humanas. Andrew Lowe, el productor lo explica también: “Gran parte de los trabajos de Yorgos exploran cómo las personas viven sus vidas de acuerdo con sus propias reglas, las de la sociedad o las de una autoridad superior. A menudo, estos temas toman un cariz absurdo (pero oscuramente divertido) y ese es también el caso de esta película”.

Robbie Ryan: una apuesta visual por la sencillez y el fotoquímico

Este proyecto reunió nuevamente a Lanthimos con Robbie Ryan ISC BSC, director de fotografía en trabajos anteriores como ‘La favorita’ y ‘Pobres criaturas’, por las que fue nominado al Premio de la Academia en ambas ocasiones. 

A lo largo del proceso de preproducción, Lanthimos y Ryan hablaron sobre cómo utilizar la cámara de forma diferente y más sencilla que en las otras películas, tal y como lo explica Lanthimos: “Quería hacer algo nuevo con Robbie pero sin dejar atrás lo que habíamos hecho antes. Como íbamos a filmar en un mundo contemporáneo, había que buscar la mayor sencillez posible para las tres historias. En este caso, se trataba de encontrar la forma más sencilla de abarcar una escena y centrarse en su verdadera esencia”.

Ryan recuerda que una de las primeras cosas que Lanthimos mencionó, fue la distancia que separaba el estilo de ‘Pobres criaturas’ del estilo de ‘Kinds of kindness’: “Yorgos tenía muchas ganas de probar un tipo diferente de lenguaje con Kinds of kindness’. Quería que fuera una pantalla ancha y con lentes anamórficas. A partir de ahí nos dedicamos a realizar pruebas para conseguir este tipo de fotografía”. Es por eso que Ryan decidió usar la cámara Arricam ST combinada con los objetivos anamórficos Panavision C series, logrando un set de cámara compacto y que no ocupaba mucho espacio.

Además de las técnicas de aspect ratio y uso de los objetivos, Ryan destaca la preferencia de Lanthimos por el uso del blanco y negro, que en esta película se utiliza para resaltar una parte oculta de la realidad: “El blanco y negro aparece cuando los personajes hablan de una historia o cuando hay una secuencia de sueños”.

Ryan señala que el propio Lanthimos es un gran director de fotografía, además de que posee un amplio conocimiento de estructura, montaje y diseño de producción. Ryan dice sobre esta faceta del director: “Su sensibilidad fotográfica siempre es mucho mejor que la de la mayoría de los directores de fotografía, incluyéndome a mí. Sabe perfectamente lo que puede hacer para que sus ideas visuales funcionen en la historia. Le encanta pasar de un plano amplio a un plano cerrado, sin demasiados planos intermedios, lo que al final funciona muy bien.’

Para mejorar la visión de Lanthimos, Ryan confirma que filmaron en película, específicamente las emulsiones 50D 5203, 250D 5207, 500T 5219 y Eastman Double-X 5222 de Kodak, lo que describe como el «ingrediente mágico» de las cintas de Lanthimos y que pone de manifiesto sus impresionantes cualidades visuales. “Sabes lo que obtienes cuando filmas en película: siempre habrá algo interesante”, añade Ryan. “Gracias a ese aspecto granuloso todo se captura muy bien. Los coloristas siempre están contentos de trabajar con película. Trabajar físicamente en una película es genial porque hay menos monitores y ordenadores. Solo hay un grupo de gente trabajando”. 

Diseño de producción: una mirada contemporánea y matizada de los espacios

Como Lanthimos acababa de terminar proyectos con sets muy amplios, vestuarios de época y trabajo con prótesis, ahora quería abordar el diseño de producción de  ‘Kinds of kindness’ de manera diferente, centrándose en opciones más matizadas, sutiles y contemporáneas en lo que se refiere al estilo visual de la película. 

Anthony Gasparro recuerda la conversación inicial con el director y afirma sobre su manera de trabajar que: “Yorgos no es nada obsesivo. Recuerdo que hablamos más de Olivia Colman en Broadchurch que de cualquier cosa relacionada con el trabajo. No hablamos sobre el contenido ni sobre nada visual. Se trataba de conocernos y saber cómo trabajábamos. Ha sido maravilloso trabajar con alguien de esa manera”.

Foto por Yorgos Lanthimos.

La película se rodó en localizaciones de Nueva Orleans. Lanthimos y el equipo creativo querían un lugar que pudiera ser una ciudad sin nombre, un lugar que no se pueda identificar de entrada. Como recuerda el productor Ed Guiney, “La película está ambientada en una ciudad estadounidense anónima. No estábamos especialmente interesados en representar a ninguna en concreto”.

Basándose en esta idea, Lanthimos afirma que tenía que ser un lugar que tuviera hubiera los recursos que exigía la narrativa: “Nos pareció que la historia era norteamericana, pero también había que solucionar muchos temas logísticos. Uno de ellos era encontrar un lugar con un gran lago y una casa. Además de eso, había otras premisas como el clima, el feeling y la estética general del lugar en donde se sitúa la película. Nueva Orleans no es una parte importante de la historia. Nos limitamos a aprovechar la atmósfera general”.

Foto por Atsushi Nishijima.

Sobre la búsqueda de localizaciones, Gasparro recuerda que “la localización más importante era la casa del lago debido a su importancia en el guion. Era imprescindible que estuviera en un lago, pero nunca fue obligatorio que la historia tuviera una paleta específica o un tono visual determinado. Todo se fue gestando a medida que encontrábamos los sitios”.

Para el reparto, rodar en Nueva Orleans contribuyó a la atmósfera de la película por su arquitectura y su carácter único, tal y como comenta la actriz Margaret Qualley: “Yo diría que Nueva Orleans es casi tierra de nadie, no se parece a ningún otro lugar de Estados Unidos. Es culturalmente único y se podría decir lo mismo de la atmósfera de esta película y del mundo en general”.

En lo que se refiere a los sets, sobre todo los más importantes como la casa del lago y la casa de Raymond, Lanthimos quería que estos fuesen lujosos pero ligeramente distorsionados: «Ambos son muy diferentes, dado que la casa es una casa rica y decadente que este grupo de personas ha convertido en una especie de comuna”, explica Lanthimos. “Después está la casa de Raymond, que es un hombre rico y muy poderoso, con mucho gusto y amor por las cosas bonitas. Idear y diseñar las dos casas fue realmente interesante”.

A fondo MÁS LEÍDOS
Relacionados
Vivir rodando 25/05/2023

La fotografía de José Luis Alcaine AEC en ‘Extraña forma de vida’, de Pedro Almodóvar

‘Extraña forma de vida’, el western de Pedro Almodóvar protagonizado por Ethan Hawke y Pedro Pascal, llega este viernes 26 de mayo a los cines de España tras su estreno en el Festival de Cannes. Fuimos de los pocos afortunados en ver la película antes de su estreno y hemos podido disfrutar de una conversación apasionante con el maestro Alcaine sobre su aproximación visual, basada en el uso de diafragmas cerrados para conseguir una gran profundidad de foco, un concepto que comenzó en 'Madres paralelas' y que en esta película de 31 minutos alcanza su esplendor, cobrando todo el sentido.

Eventos 10/10/2023

‘Pobres criaturas’, de Yorgos Lanthimos, inaugurará la 31 edición del festival Camerimage

El Festival comenzará el sábado 11 de noviembre con una ceremonia de apertura seguida de la proyección de una película verdaderamente única, que ya ha sido calificada como uno de los eventos cinematográficos más importantes de 2023: Pobres criaturas (Poor things) de Yorgos Lanthimos, película recientemente galardonada con el León de Oro del Festival de Cine de Venecia, que será presentada por su director de fotografía, Robbie Ryan.

A fondo 17/07/2023

La fotografía de ‘Argentina 1985’, un cara a cara con la Historia

'Argentina 1985' fue una de las películas en lengua hispana que arrasó durante la temporada de premios pasada, consiguiendo la nominación al Óscar y el Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana, entre muchos otros reconocimientos. El film de Santiago Mitre, escrito por él mismo en colaboración con Mariano Llinás y Martín Mauregui, y con dirección de fotografía de Javier Julia ADF, conquistó a la crítica y conmovió a los espectadores, especialmente a aquellos que tenían presente el borrón de una dictadura en su memoria histórica. Como la del golpista Jorge Rafael Videla y su Junta Militar, que en solo cinco años (los que duró el autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional") sembró el terror en la sociedad argentina, utilizando el secuestro, la tortura y el asesinato en masa -más de 30000 desaparecidos, y muchos de ellos artistas, intelectuales, profesores y alumnos- como herramientas para acabar con la disidencia política. 

Vivir rodando 13/02/2023

Entrevista a Álex de Pablo, Premio Goya a la Mejor Fotografía por ‘As bestas’

As bestas, coproducción con Francia y mejor película hasta la fecha del binomio artístico Sorogoyen / de Pablo, se llevó nueve Goyas en la 37 edición de los premios de la Academia de Cine: Goya a mejor película, mejor dirección, mejor guion, mejor dirección de fotografía, mejor montaje, mejor sonido, mejor actor protagonista y de reparto y mejor música original. Álex de Pablo ganaba el Goya a la mejor fotografía en la segunda nominación de su carrera. Para celebrarlo, como acostumbramos tras la gala de los Goya, os ofrecemos esta conversación, publicada originalmente en Camera & Light #120, donde el director de fotografía comparte el enfoque fotográfico de este thriller rural, además de explicar sus ideas más personales alrededor del oficio y el arte de la dirección de fotografía.

Vivir rodando 07/09/2023

Una mirada antropológica en modo ‘ciervo sagrado’: así es la fotografía de ‘El cuerpo en llamas’

El director Jorge Torregrosa (Fariña, Intimidad) y el director de fotografía Ricardo de Gracia AEC (La enfermedad del domingo, Fariña, Red Rose) huyeron de los códigos del thriller para llevar a la ficción episódica el famoso caso del crimen de la Guardia Urbana, uno de los sucesos más mediáticos de los últimos años. Los cineastas estaban más interesados en mostrar esta historia basada en este fatal hecho real a modo de análisis psicológico, dándole al espectador la perspectiva de un investigador que escudriña a sus personajes como si estos fueran animales de laboratorio.

Síguenos
  • Youtube Camera&Light Magazine
  • Threads Camera&Light Magazine
  • Mailchimp Camera&Light Magazine
  • Facebook Camera&Light Magazine
  • X Camera&Light Magazine
  • Instagram Camera&Light Magazine
  • Linkedin Camera&Light Magazine